Páginas originales

(Memorias de un maestro de escuela)

 


ALMUDÉVAR, Valero, Páginas originales (memorias de un maestro de escuela), Madrid, 1886. Edición facsímil, Zaragoza, Museo Pedagógico de Aragón, 2010, 152 pp. Estudio preliminar y edición a cargo de Víctor Juan y José Luis Melero.

Por el momento éstas son las primeras memorias conocidas de un maestro de enseñanza primaria centradas fundamentalmente en los aspectos profesionales de alguien, Valero Almúdevar (1843-1915), que realizó sus estudios de maestro en la Escuela Normal de Madrid entre 1859 y 1863, que desempeñó diversas escuelas rurales en el Pirineo oscense entre 1864 y 1870 para trasladarse posteriormente a Huesca donde dirigiría el Colegio San Vicente Ferrer hasta regresar a Madrid en 1874 para fundar su propio colegio (el Colegio del Salvador) del que sería director hasta su jubilación. Como él mismo indicaba en 1907 en una instancia dirigida al Subsecretario de Instrucción Pública, que los autores del estudio preliminar rescatan, Valero Almudévar dedicaría cuarenta y seis años de su vida a la enseñanza primaria, de los cuales trabajó en escuelas públicas de aldeas rurales durante seis años, cinco meses y dieciseis días, que son justamente aquellos a los que se dedica la mayor parte del libro al que, como apéndices añade una serie de documentos y textos de interés sobre las reformas a introducir en la enseñanza privada y pública y una breve reseña histórica de la Asociación de Directores de Enseñanza Privada de Madrid.
Autor asimismo de algún libro escolar y de alguna publicación infantil, Valero Almudévar recurre a la estrategia retórica de poner en boca de un personaje ficticio, a quien llama V. pero que se trata de él mismo, para narrar sus memorias como maestro. Unas memorias en las que, con independencia de su valor testimonial en relación con las costumbres y modos de vida del mundo rural del Alto Aragón, pueden hallarse referencias de toda índole a los avatares de la profesión de maestro en sus relaciones con los padres, las autoridades locales, los párrocos y los vecinos, a su trabajo en el aula, a los problemas relativos al cobro de haberes o el trabajo infantil y, de un modo especial, a las nefastas consecuencias que tuvo en el mundo escolar rural la política educativa llevada a cabo por los primeros gobiernos del llamado Sexenio democrático (1868-1874) al proclamar la libertad de enseñanza. Las memorias van precedidas de una no breve dedicatoria a Práxedes Mateo Sagasta como presidente del Gobierno, en defensa del magisterio primario, y finalizan con un epílogo también dirigido al mismo.


Antonio Viñao Frago
Universidad de Murcia

 

Leer Estudio preliminar y edición a cargo de Víctor Juan y José Luis Melero.